Buscar este blog

Cargando...

lunes, 29 de agosto de 2011

"Es una satisfacción descubrir y dejar testimonio de lo visto"

Geografía
Verónica Rodríguez
vrodriguez@cadena-capriles.com 
Expedición en cuevas


Apenas adentrándose en las galerías que exploraban en las tierras altas de Guayana, Charles Brewer-Carías, y el grupo que lo acompañaba en esta expedición, se percataron de que lo que observaban cambiaría la historia de la espeleología.
"Efectivamente descubrimos la cueva más voluminosa de Venezuela y la de cuarcita más grande y antigua del mundo", comentó el explorador y descubridor de oficio Charles Brewer-Carías.
Un testimonio que dejó plasmado en su más reciente libro, denominado Entrañas del mundo perdido, cuyos textos y múltiples imágenes dan cuenta del contenido y dimensiones de este nuevo hallazgo.
Fue en el año 2002 cuando se avistó la cueva, pero a los expedicionarios les tomó un par de años desarrollar toda la logística para finalmente ir al lugar a explorarlo.
"Fuimos 12 personas en 2004 a explorar y desde entonces hemos realizado nueve expediciones a este sitio. A pesar de todos los hallazgos, aún queda mucho en manos de los científicos por decir", comentó Brewer-Carías.
Hasta nuevas formas de vida en el planeta han sido encontradas en esta inmensa cueva, a las que se les dedica un capítulo del libro denominado "Espeleotemas y bioespeleotemas".
Descubrieron microorganismos que tienen más de 1.200.000 años.
Brewer-Carías recordó que en 1912 Sir Arthur Conan Doyle publicó su novela El mundo perdido, ambientada en el recién explorado Monte Roraima, por lo que el decidió denominar a estas cuevas encontradas en los tepuyes, las entrañas del mundo perdido.
La labor de "parir un libro"
Destacó Brewer-Carías que la tarea de publicar este libro fue como "parir", pues requirió de mucho esfuerzo y de coordinar trabajo y pago para el escritor, el fotógrafo, el diagramador, la imprenta, entre otros actores involucrados en la publicación.
"En nuestras expediciones intentamos tomar fotos del lugar para tener ese registro visual, pero fue imposible. De más de 3.000 imágenes que tomamos, ninguna servía pues no tenían la iluminación adecuada", recordó Brewer-Carías.
Señaló que entonces escucharon de Marek Audi, conocido como el mejor fotógrafo de cuevas del mundo, un checo que se decidió a acompañarlos y les permitió con su técnica poder admirar en toda su magnitud, la belleza de esa cueva.
"Usaba luces de magnesio para iluminar la cueva y eso nos permitía ver la verdadera dimensión de los espacios que explorábamos", comentó Brewer-Carías.
Mencionó la dificultad para conseguir patrocinio. "No es fácil 'vender' un libro sobre un tema que nadie conoce, sobre un descubrimiento que se va a hacer, sobre unas cosas que no se sabe qué son", dijo.
Finalmente Entrañas del mundo perdido consiguió parte del patrocinio de Sodexho Soluciones de Motivación y de Fundación Explora, organizaciones a las que Brewer-Carías agradece por el apoyo, además de destacar la labor de Federico Mayoral -también su compañero en estas expediciones- y de la imprenta Altolitho, que también hicieron posible la publicación de las cerca de 300 páginas del libro.
"Las expediciones son más fáciles que publicar el libro", comentó su amigo y compañero de expediciones Federico Mayoral, quien estuvo presente en la entrevista.
Brewer-Carías escribe en este momento dos nuevos libros sobre su experiencia en la selva y señala que espera contar con mejor suerte con el difícil tema del patrocinio.
Llamado institucional
Destacaron Brewer-Carías y Mayoral que un total de 52 publicaciones científicas internacionales han hecho alusión a este nuevo descubrimiento de las cuevas de cuarcita más grandes del mundo, mientras que en Venezuela ha sido un descubrimiento que prácticamente ha pasado desapercibido.
"Este hallazgo ha sido considerado incluso 'el descubrimiento de la centuria' en el extranjero, mientras que aquí no se ha dado a conocer", dijo Mayoral.
"Hago un llamado para que las instituciones brinden un mayor apoyo a los investigadores venezolanos", enfatizó Brewer-Carías, quien indicó que ha intentado dialogar con representantes del Ministerio del Ambiente y de Inparques infructuosamente.
Recalcó la importancia de contar con el apoyo no solamente económico, sino institucional, de organismos que puedan apoyar expediciones para explorar y descubrir, pues sería importante lograr una labor coordinada más amplia. Brewer-Carías mencionó que el financiamiento de estas expediciones resulta costoso. "Solo el traslado en helicóptero para poder acceder a las cuevas costaba unos 30.000 dólares", señaló.
Una tarea arriesgada
Los "tras cámaras" de estas excursiones dieron para muchas anécdotas -unas graciosas y otras todo lo contrario- que Brewer-Carías y su compañero Mayoral relataron, señalando que en estas expediciones se crea mucha camaradería entre los compañeros del grupo.
"Aunque usualmente nos levantamos muy temprano y pasamos 12 o 14 horas al día explorando, siempre hay momentos para compartir, conversar y aprender. Siempre es como una escuela", narró Mayoral, quien agregó que es una tarea que requiere de mucha pasión.
"Llegamos a pasar varios días sin poder bañarnos, pues apenas había un chorrito de agua y había que racionarla para beber. Ya no aguantábamos el olor", contó Mayoral.
Pero señalan que el sacrificio es válido ante la satisfacción de poder ver y disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor mientras exploran lo desconocido.
Brewer-Carías enfatiza: "Explorar y descubrir no es una tarea sencilla: se trata de una labor bastante riesgosa para la que definitivamente es necesario estar preparado".
Señala que hasta el mejor científico debe reunir ciertas condiciones físicas para poder ir a una expedición a estas cuevas. Brewer-Carías entrena a diario con diversas disciplinas deportivas.
"Hay que tener también una madurez emocional. Sabemos que podemos no regresar", apuntó, indicando que hay un riesgo de muerte permanente para el que el explorador debe estar preparado física y emocionalmente.
Por la dificultad de acceder a estas cuevas recién descubiertas y las condiciones de peligro que implica visitarlas, señalan que se hacen inaccesibles como sitio turístico, como sucede con las famosas cuevas del Guácharo.
Todo un protocolo
Brewer-Carías fue muy enfático al explicar que esta tarea no es una aventura. "La aventura no deja constancia, no deja testimonio, es adrenalina", dijo.
"El descubrimiento es un acto protocolar, no es un acto al azar. Implica un proceso que comienza con el avistamiento de algo que es posible explorar, se explora y se descubre algo que no era conocido. Hay que ir con los equipos y la preparación necesaria", explicó Brewer-Carías. 

"Es una satisfacción descubrir y dejar testimonio de lo visto, compartir y dar para el futuro lo que nunca se conoció, encontrar respuestas de lo que nadie se preguntó", aseveró.
Nuevos posibles descubrimientos en las tierras altas de Guayana están en la lista de Brewer-Carías, quien reitera su llamado a que las expediciones cuenten con apoyo de las instituciones del Estado o privadas que cuenten con los recursos para apoyar expediciones que den a conocer nuevas maravillas naturales.

viernes, 19 de agosto de 2011

Londres vivió una noche de verano con la Simón Bolívar


crónica
Josefina Ruggiero
Enviada especial/Londres

En escena estuvieron 165 músicos, que fueron ovacionados a rabiar por el público. cortesía orquestas juveniles e infantiles de venezuela

La serpentina humana que subía y bajaba, iba y venía por los alrededores del Royal Albert Hall no dejaba indiferente a nadie -considerada incluso tradición londinense en los días estivales. Pero mucho menos a una venezolana, que constataba en primera persona lo que ya los registros de los medios de comunicación nacionales e internacionales han mostrado: la Orquesta Simón Bolívar y su director, Gustavo Dudamel, tienen sus fans ganados en los Proms, el festival de música clásica más antiguo y popular del viejo continente.
Esa conquista fue en 2005, cuando debutaron, y la batuta de Dudamel fue merecedora del Premio Anillo de Beethoven. 



El viernes 5 de agosto se presentaron por segunda vez, y desde muy temprano en la mañana empezaron a congregarse los apasionados de la música clásica que, año tras año, se dan banquete con los Proms, creados en 1895, y que se extienden durante ocho semanas. La cadena británica BBC no les pierde pisada y transmite en vivo a todo el mundo.

Las filas cobraban más cuerpo en la medida en que avanzaba la fresca tarde de verano. Adultos, abuelitos, jóvenes y niños -unos con sillas, otros con cojines, también con paraguas, sombreros, manteles e instrumentos musicales- convivían en las larguísimas colas a la espera de entrar a las 8:00 pm en la sala principal.

Lo hacían dotados con botellas de agua, frutas jugosas, cremosos helados, variados sándwiches, apetitosas ensaladas. Lo más parecido a un picnic, pero fuera del emblemático Hyde Park, que colinda con el legendario teatro en la céntrica zona de Kensington, que ordenó construir la reina Victoria en memoria de su marido, e inaugurado en 1871.

Ese ambiente festivo se mantiene desde aquellos tiempos en los que la gente paseaba y disfrutaba a la vez de la música de los Promenades (paseos hacia los conciertos) que se popularizaron a mitad del siglo XVIII y que marcan la inspiración de las citas de hoy.

En fin, una fiesta que invitaba a compartir y a seguir descubriendo rostros, miradas, experiencias, pero sobre todo a confirmar el respeto, la admiración y, también, la expectativa frente a Dudamel y la Simón Bolívar, que ese viernes abordaron la Segunda Sinfonía de Mahler.

El actor británico Simon Callow, quien dos días antes leyó acompañado por la orquesta tres textos sobre las obras que Tchaikovsky compuso inspirado en Shakespeare en el Festival de Salzburgo, destacó en Times que "…la energía física que generan estos ejecutantes es casi amenazadora. Hay 16 contrabajos, 24 primeros violines, ocho cornos, cuatro trompetas y percusionistas que tocan como si quisieran hacer astillas sus instrumentos. La pasión es extrema. (…) pienso en lo inmensamente conmovido que hubiese estado Tchaikovsky de ver a esta gente joven vertiendo sus sentimientos y talentos en estos sedosos compases".

A Dudamel lo consideran un genial director y a José Antonio Abreu, el Nelson Mandela de la Música, a quien "… le di la mano con calidez, pero me hubiese gustado ponerme de rodillas. Este hombre es uno de los grandes héroes de nuestros tiempos…".

Las palabras de Callow, reconocido por su dominio shakespereano, parecían el preámbulo de lo que pasaría la noche del concierto, que convocó al variopinto público que plenó el salón principal, donde los colores rojo y oro embriagaron la vista.

De una regia arquitectura neoclásica, en el centro de la sala destaca la famosa arena, donde los llamados Promenades disfrutan de pie el espectáculo, mientras el resto de las personas lo hace en las butacas.

Todo es alegría, informalidad, saludos, abrazos, encuentros. La capacidad física -algunos afirman de 8.000 y otros 5.250- explica en sí los decibeles de la algarabía montada por tamaña audiencia; y en medio de ese gentío se aprecian de pronto banderas venezolanas, gorras y también las familiares chaquetas con el tricolor nacional, que con frecuencia los músicos de la Bolívar, luego de lucirlas en los conciertos, las lanzan a los espectadores que saltan, brincan, a la caza del souvenir.
Más allá de la arena se alza el escenario a los pies del órgano más grande de Inglaterra, que en esa oportunidad fue ejecutado por el maestro venezolano Pablo Castellanos.

De lado y lado estaba dispuesto el numeroso Coro Nacional Juvenil de Gran Bretaña. El programa era exigente y conocido por los seguidores de Mahler, caracterizados por su celo a la hora de la interpretación. También contó con las voces de la contralto Anna Larsson y la soprano Miah Persson, ambas suecas.
El parloteo de los asistentes empezó a bajar en la misma proporción que los 165 muchachos y muchachas de la orquesta tomaron sus puestos, y cedió por completo cuando entró en escena el director de desenfadada melena.
Los aplausos dieron la bienvenida y el resto fue una suma de emoción que parecía ir calando movimiento tras movimiento en esas personas que al final se expresaron a través de un ensordecedor y abrumador aplauso bajo la hermosa cúpula inglesa del Albert Hall.

Nuevamente, la Simón Bolívar fue centro de orgullo y de esperanza en un país donde las buenas noticias y la armonía escasean. Si París bien vale una misa, Londres bien vale un concierto de El Sistema. Así lo vieron estos ojos.
jruggiero@cadena-capriles.com

Vea todavía más en
www.elmundo.com.ve

jueves, 18 de agosto de 2011

Empresas ambientalmente responsables


Diego Díaz Martín
Especial para Emen
Presidente de Vitalis www.vitalis.net ddiazmartin@vitaslis.net

 
Mucho se ha dicho de la importancia de la gestión ambiental empresarial, y del rol que el sector privado tiene en la sustentabilidad del desarrollo. Sin embargo, poco se ha valorado la experiencia que algunas compañías han comenzando a construir para cumplir con ello, compromiso usualmente adoptado dentro de sus códigos de conducta o políticas corporativas.
José Antonio Apostólico, socio de la firma PwC Espiñeira, Sheldon y Asociados, reconoce que la gestión ambiental tiene una importancia primordial en la actuación de una empresa. Como parte de su operación, "le permite utilizar los escasos recursos de manera eficiente y optimizar sus costos, ofreciendo productos y servicios a precios competitivos". Por otra parte, desde el punto de vista de responsabilidad empresarial, "constituye un factor multiplicador y ejemplarizante ante su capital humano, que permite retribuir a la comunidad todo lo que esta le aporta para la ejecución de sus objetivos".
En la actual economía global, es común que las empresas sean objeto de evaluación en cuanto a su desempeño social y ambiental, razón por la que sus informes anuales van más allá del tradicional balance general y estado de resultados de ganancias y pérdidas, para incluir aspectos fundamentales sobre estos temas.
Algunos elementos claves para reportar tal desempeño han sido sugeridos por el Consejo Mundial para el Desarrollo Sustentable y la Iniciativa Global de Reporte (GRI, según sus siglas en inglés), entre otros. De allí que en la actualidad, la evaluación del desempeño empresarial sea integral, y no abarque solamente su campo operativo y financiero, sino también aspectos jurídicos, institucionales, sociales, políticos y ambientales.
Por ello, cada vez más empresas en todo el mundo, como PwC Espiñeira, Sheldon y Asociados, adoptan el tema de la responsabilidad social y la gestión ambiental responsable como parte de su compromiso corporativo y promueven la participación de su capital humano en iniciativas concretas, que van desde el desarrollo de programas de reforestación, hasta la adopción de acciones concretas para usar racionalmente la energía y el agua, y disminuir la generación de residuos y desechos.
En un mundo globalizado en el que el cambio climático se siente y presiente, y en el cual nos acercamos cada vez más a nuestros límites de crecimiento, es primordial el compromiso personal y empresarial para revertir la tendencia destructiva de los viejos modelos productivos, basados en el agotamiento de los recursos naturales en forma sostenida e irresponsable.
Alrededor de 85% de las empresas venezolanas no poseen un sistema de gestión ambiental acorde con sus necesidades, a pesar de las considerables ventajas que estos conllevan.
Sean empresas públicas o privadas, la misión de impulsar el desarrollo sustentable debe ser compartida por todos y cada uno de los generadores de riqueza en un país, escenario en el que las empresas están llamadas a participar activamente, impulsando con sus acciones el mayor progreso social, económico y ambiental, en beneficio de las generaciones presentes y futuras. ¿Acaso no es eso un buen negocio?

Un árbol de vida


Heidy Ramírez S.
@ideagenial 

 
Cada vez que Árbol de Vida siembra un árbol hace un donativo a la Fundación Amigos del Niño con Cáncer

Daian Camargo, gerente general de Árbol de Vida, cuenta que esta iniciativa oficialmente salió al mercado con un evento el 14 de abril, cuando se sembró el primer árbol en nombre de Venezuela y otra cantidad recordando a familiares ya fallecidos y amigos cercanos.
La idea inicial fue de Gustavo Ferraro, presidente de Promos Mercadeo de Respuesta, empresa con 10 años en el mercado, quien pensó en cambiar el hábito de comprar una corona de flores (que termina como desecho) por el gesto de sembrar un árbol y entregar un certificado de condolencias. Así nacieron también otros productos, el de celebración (un cumpleaños, un nacimiento o cualquier otro) y el de motivación ambiental. La propuesta básica quedó conformada por las tres opciones de árboles: forestal, urbano y personal. 

Negocio sostenible 

"Esta es una práctica que ha sido muy exitosa en Reino Unido, México y Colombia", explica Camargo, "y pensamos por qué no en Venezuela". Quien siembra es la Fundación Árbol de Vida, pero la actividad de arborizar no es sustentable por sí sola. No basta con la intención de reforestar masivamente en lugares específicos y recuperar áreas verdes de esparcimiento, como parques, plazas, caminerías y polideportivos, por eso se generó el esquema de negocio de venta y el diseño de un producto como tal, la venta del árbol.
En otros países se han creado empresas similares pero con el objetivo de compartir al cabo de un tiempo los beneficios de la explotación maderera con la persona que aporta. Camargo explica que para Árbol de Vida la meta es otra, que los ejemplares estén protegidos, por ello también se consideran primordialmente los terrenos de siembra que tengan zonificación ambiental. "No tiene sentido que sembremos 10 cedros que en algunos años después de crear ecosistema, se talen y se genere un daño al planeta. Los árboles son del Estado y de los ciudadanos. El beneficio es para el país además de la conexión emocional que se genera con la planta". 

El proceso es sencillo 
 
La compra se realiza mediante Internet. En los casos del forestal y el urbano, una vez que se efectúa el procedimiento administrativo se envía un certificado a la persona beneficiada. Este documento está identificado con un número que permite que la persona ingrese a la página, anote el código y vea el área donde está sembrado el ejemplar, en qué fecha se plantó y en algunos casos de fácil accesibilidad, una foto de su árbol. Ya existen algunos convenios con terrenos en el Hatillo mediante el Instituto de Gestión Ambiental de esa alcaldía. Otras posibilidades son la reserva forestal de El Cigarral y la zona de Cerro Verde, todas en Caracas. "Una mayor oportunidad de seguimiento la tienen las personas cuyo árbol se siembra en una zona verde de la ciudad con fácil acceso. Pero eso no lo podemos controlar porque dependemos de los espacios donde podemos sembrar, como universidades, algunos parques, terrenos municipales… tener un terreno privado es mucho más difícil. Nos damos un tiempo de siembra debido a la logística, se hace por lotes, para abaratar costos. También se debe esperar a la época de lluvia, por eso quien compre debe ser notificado sobre estas consideraciones". Se mantiene el árbol por un año hasta que "pegue", luego queda en manos de la alcaldía o de los dueños del terreno donde se hizo la reforestación. Cada vez que Árbol de Vida siembre un árbol hace un donativo a la Fundación Amigos del Niño con Cáncer.
En cuanto a los permisos, la misma depende del organismo con el cual la fundación forme la alianza, el cual indicará dónde se puede hacer la siembra y qué especies son las adecuadas. Se opta por las autóctonas, que generen beneficios para la biodiversidad y armonicen con el paisajismo que ya existe. El árbol personal tiene otra dinámica, la planta llega a manos de la persona directamente a su casa con las instrucciones completas de cómo trasplantarlo y cuidarlo. 

Reforestar toda Venezuela 

Entre los proyectos está extenderse a otras áreas del país, ya se adelantan conversaciones con el núcleo de la UCV en Maracay, también con otros organismos interesados en zonas de la región central. "Nos hemos concentrado en lo más accesible que son las municipalidades, gobernaciones, universidades que tienen terrenos propios, clubes, poco a poco con todas las áreas verdes que se puedan arborizar". Árbol de Vida todavía está afinando detalles de este gran reto. Uno de ellos apunta a subsanar el contratiempo de lo difícil que resulta conseguir los arbolitos en tamaño de plántula o la compra de semillas, sin embargo, la belleza de esta acción y el objetivo loable en pro de toda la humanidad, seguramente serán las palancas que harán que este negocio verde afiance raíces.

Mercados para visitar y conocer en vacaciones /I

El mercado de Quinta Crespo, el más antiguo de Caracas, alberga comerciantes venezolanos, españoles, portugueses, árabes, italianos y hasta griegos 

Hoy en día existe tal diversidad de productos y con tan disímiles orígenes que cualquier "niño, niña o adolescente" (y una buena parte de los adultos) podría fácilmente pasar semanas buscando "famosos" ingredientes tales como jamón de jabugo peruano, chipotle sueco, azafrán de Wisconsin o salmones de Bolivia y probablemente ni cuenta se darían de la incongruencia o surrealismo de dicha búsqueda (un poco como ese cuento de que un alto porcentaje de los estudiantes de 3er grado de una escuela en Estados Unidos respondieron cuando les preguntaron de dónde venía la leche: "De la nevera"). Así que para pasar un rato ameno e instructivo en estas vacaciones se me ocurre la posibilidad de un tour familiar por los distintos mercados y delis de Caracas donde (todavía) se consiguen los más comunes, auténticos o insólitos productos alimenticios del campo, del mar y "de la nevera".

Mercado de Quinta Crespo
El mercado de Quinta Crespo es el más antiguo de la ciudad y el que más ha preservado ese extraordinario estilo de mercado de pueblo pobre de España. A lo largo de las décadas, comerciantes venezolanos, españoles, portugueses, árabes, italianos y griegos (muchos) le han dado a este mercado una personalidad única en América Latina y probablemente en el mundo. Puestos legendarios se mantienen en pie, a manos de la misma familia, por lo que son ya tres generaciones. Una visita a este mercado es una tarea esencial para cualquier caraqueño y recomendamos especialmente visitar los puestos 136 (carnes), 206 y 212 (aves), 150 (gigantescos huevos), 175 (pescados), 8 (quesos), 168 (verduras), 179 (cebolla), 73 (papas), 223 (aliños), 75 (frutas), 103 (hongos) y 123 (aguacates) y la Casa del Bacalao.

Mercado Chino
Este mercado ha sido organizado durante años por y para la comunidad china de Caracas pero obviamente atrae cada día a más curiosos y orientalistas madrugadores. Todas las especialidades, las verduras, los ingredientes y cosas rarísimas chinas están a la disposición... y a la vista. Desde cochinillos (hasta hace poco vivos) y patos recién laqueados, hasta la prensa china de hace unos días, y verduras irreconocibles e inidentificables, pasando por leche de soya fresca (en botellones de Pepsicola). Shanghái en Caracas.
Supermercado Oltre Mare
"Embajada de la Gastronomía-Ricercatezze". Así dice la tarjeta de presentación de Juan Pestana y su hijo Gino, todavía al frente de este local que fundaron sus padres con los de Antonio Fabbiano hace ya 52 años. El lugar se posicionó en los años 70 como el proveedor de la gastronomía italiana y europea en Caracas. En un ambiente de bodega napolitana se consiguen los más diversos productos importados de Italia (y, según la temporada, verdaderas rarezas), junto a la harina pan y las latas de Pepsicola montadas encima de la arancciatta San Pelegrino. Quesos frescos y todo tipo de jamones y salchichones importados. Un abasto soñado, pero aquí, en la ciudad.
Mercado Público de Chacao
11.609 metros cuadrados, seis pisos, dos niveles de mercado, amplios pasillos, doble altura, techos de vidrio, cavas especiales, piso dedicado a la gastronomía, luminosidad y ventilación natural. Hoy, sin duda, el mercado más moderno de América Latina y a la altura de cualquiera en el mundo y está aquí para todos los caraqueños en Chacao como un legado de la despedida del mal-inhabilitado alcalde Leopoldo López (mi propaganda política de la semana).
Kosher World
Goodman's Matzo Ball & Soup, galletitas de Passover "Yanosvsky", torta marmolada (sin gluten) Lieber's, jugos de uva y vinos Rashi, champaña Kedem, Tokajy Szamarodni de Hungría, Matza Ierushalaim, Mititey para parrilla Jalak Beth Yosef, cubitos de gallina Telma… y hasta aceite Mazeite y atún enlatado Eveba pero también casher y certificados. ¿Quién podría imaginarse que exista en Caracas un lugar así? Por algo esto se llama Kosher World y está en una de las ciudades más cosmopolitas e interesantes de Latinoamérica. Además, el lugar tiene ocho mesas donde los simpatiquísimos propietarios sirven personalmente desayunos y almuerzos (casher, eso sí) con platos como atún guisado, humus, tajina, babaganoush y otras delicias del medio o


La plastilina traza un recorrido de Petare a La Pastora


Los niños cuentan la historia del arte a través de sus propias creaciones, que integran cinco exposiciones coloridas y lúdicas

CARMEN VICTORIA MÉNDEZ
cvmendez@el-nacional.com 

Arturo Michelena no conoció la plastilina, un material colorido y moldeable que al agregarle agua se diluye como la témpera y que también imita la pastosidad del óleo. Pero si le preguntan a Maximiliano Chacón, un niño de 5 años de edad, dirá que lo único que necesitó para crear su propia versión del cuadro La vara rota fue una caja de barritas de plastilina.

Chacón se acercó a la obra del pintor valenciano a través del programa Artistas en Plastilina.

"Entró al Museo Arturo Michelena de La Pastora, se sentó en el piso y comenzó a dibujar un detalle del cuadro. Nos decía: `¿Ves? Me está quedando igualito", señala Antonio Villarroel Bastardo, director y facilitador de Plastilinarte.

La actividad comenzó en mayo, el Mes del Artista Plástico.

Desde entonces cientos de niños han empleado la plastilina para recrear paisajes, retratos, esculturas e inclusive obras cinéticas. Algunas de sus creaciones se exhiben en cinco exposiciones, que trazan un recorrido artístico que va de Petare hasta La Pastora.

La primera parada del programa es el Museo de Arte Popular Bárbaro Rivas. Allí se muestran las interpretaciones que un grupo de niños hizo de las obras del pintor ingenuo. Los creadores tienen entre 5 y 12 años de edad y la mayoría de ellos vive en Petare. La experiencia se repite con las Fisicromías de Carlos Cruz-Diez en la galería Graphicart de Las Mercedes y en el Museo de la Estampa y el Diseño que lleva el nombre del artista cinético. Esta última exhibición fue visitada de manera virtual por el propio Cruz-Diez, quien sugirió el título Amasando el color .En la galería Templarios, 24 niños exponen sus propias versiones de las Reticuláreas de Gego, los Coloritmos de Alejandro Otero y los paisajes luminosos de Armando Reverón y de Manuel Cabré, entre otros. Los trabajos fueron exhibidos en junio en la Feria Iberoamericana de Arte. La última estación es el Museo Arturo Michelena, donde la adusta pintura académica cobra un matiz más colorido.


La intención del programa es que los niños conozcan la historia del arte venezolano a través de actividades lúdicas y que se sientan tomados en cuenta por las instituciones culturales.

La idea no es hacer que los pequeños copien las piezas sino que se atrevan a reinterpretarlas o inclusive a imaginar cómo fueron hechas o cómo hubieran quedado si sus creadores ­algunos ya fallecidos­ tuvieran la oportunidad de replantearlas en la actualidad, indica Villarroel. "Cada taller es un juego desde
  

Cuando se dejó de ser cenicienta


HACE 10 AÑOS, LA VINOTINTO ROMPIÓ LA HISTORIA Y MARCÓ UN HITO IMPORTANTE PARA LO QUE VENDRÍA EN EL FUTURO 

 Ruberth Morán abrió la senda de una victoria que se convirtió en un hito hace 10 años 

 La victoria sobre Uruguay inició una era de esperanza dentro de la selección, que se sigue viviendo 

ALEJANDRO CHACÓN  

Aquel martes 14 de agosto de 2001, no había mucho entusiasmo en el José `Pachencho’ Romero de Maracaibo. Apenas 8 mil personas se habían acercado al coso marabino para ver el Venezuela-Uruguay. Tampoco era masiva la presencia de periodistas. El cuadro venezolano ya estaba eliminado de cualquier opción para el Mundial de Corea-Japón, y los charrúas se jugaban sus opciones para estar en la cita asiática. En el bando uruguayo se respiraba un exceso de confianza, seguro de que en Venezuela obtendría tres puntos. La vinotinto venía de tener una discreta actuación en la Copa América de Colombia. Pero peor aún era el panorama de la selección nacional en la historia de las eliminatorias. En 35 años, se había logrado sólo tres victorias en 62 encuentros, con 32 goles anotados y 186 recibidos. "Teníamos una historia decadente futbolísticamente hablando", afirma Richard Páez, seleccionador nacional para aquel entonces.

El técnico recuerda que ese partido se planteaba de una sola forma.

"Ganar o ganar. Veníamos de una mala Copa América y queríamos ver un equipo con una idea convencida de juego". El juego en sí, fue duro y muy parejo. Por Uruguay estaban figuras reconocidas como Álvaro Recoba, Darío Silva o Paolo Montero, todos de talla mundial que brillaban en Europa. Venezuela con orden táctico supo sortear las peligrosas llegadas del jugador del Inter de Milán y también tuvo llegadas al arco de Carini. El primer tiempo acabaría sin funcionar en el marcador. "Había una atmósfera extraña sobre el partido. Le dije a los muchachos que no era suficiente jugar bien, que había que ganar partidos y obtener resultados, para que ellos mismos se convencieran de sus posibilidades". Y ese día se cumplió los dos factores deseados. Se jugó bien y se ganó. El primer gol fue obra de Ruberth Morán al minuto 52, al recibir un pase por la derecha de Daniel Noriega. El merideño no se lo pensó para disparar cruzado y batir a Carini.

El rostro de rabia desahogada de Morán en la celebración, reflejaba la presión que había por dentro y la necesidad por conseguir una alegría.

Ya en las postrimerías del partido, Alexander Rondón tomó un pase de Giovanni Pérez para poner el 20 definitivo e histórico. Era el cuarto triunfo que conseguía la selección en eliminatorias, el primero en ocho años y se llegaba a 7 puntos en ese premundial.

GANAR O ADIÓS Páez afirma que ese encuentro representaba un punto de quiebre. "Era cumplir con ese partido o poner en tela de juicio el proceso que apenas estábamos iniciando. Tocaba sacar el resultado, de ganar el compromiso porque las cosas se iban a complicar. La única oportunidad que teníamos de sacarnos ese remoquete de cenicienta era apostar al riesgo, al todo o nada, a creer que el venezolano puede", sostiene.

El discurso era mostrarles a la plantilla que había posibilidades, más allá de las dificultades propias del medio. "No crean que están en la Venezuela desorganizada. Están en la Venezuela de esperanza y ustedes la representan", dice Páez con satisfacción.

Recuerda que cuando le preguntaban a quién le dedicaba ese triunfo, no dudó en hacerlo a aquellos que representaron la camiseta en el pasado y sufrieron con las goleadas recibidas.

"Era una sorpresa histórica hasta para nosotros mismos. Estaba convencido de que esa era la única manera de lograr el cambio. Eran muchas las razones para ser considerada la cenicienta, por tantas deficiencias que rodeaban la actividad en el país".

 

jueves, 11 de agosto de 2011

El drama de nuestro sector forestal


Tulio R. Bastidas Viloria



En nuestro país, y no somos la excepción, son pocos los que se dedican a la actividad forestal y, menos aún, al negocio forestal. Ello tiene sus razones, podría decirse que ortodoxas: la tragedia de los comunes, los riesgos, la incertidumbre, la baja rentabilidad y los lapsos para la recuperación de las inversiones forestales -que son de mediano a largo plazo.
Las condiciones del sector forestal venezolano son de postración absoluta. Las múltiples presiones para permitir otros usos y actividades contrarias han causado la pérdida de áreas sometidas a manejo forestal productivo, el cierre de empresas concesionarias en áreas de reserva forestal y, más recientemente, la ocupación forzosa de fincas destinadas a plantaciones forestales en el estado Portuguesa, para destinarlas a actividades agropecuarias.
Son parte de los resultados que arrojan la Ley de Tierras y la novísima Ley de Bosques. La primera relega la actividad forestal a tierras improductivas, mientras que la segunda carece de una visión integral, a la vez que integradora y de largo plazo, tan necesaria para nuestro sector, desdibujándolo en enrevesadas disquisiciones políticas, divorciadas de nuestra realidad económica y social, y reñidas con elementales postulados de política forestal.
La actividad forestal, incluyendo protección, producción y recreación, se rige por principios de economía, en nuestro caso, la economía forestal. Aquella vieja creencia de que, por ejemplo, los parques nacionales encierran bienes invalorables, hoy no tiene vigencia. Se valoran, o seguiremos sin poder justificar la asignación de presupuesto para su protección.
En cuanto a la producción, uno de los componentes del sector agrícola como actividad económica productiva es el forestal. Se trata de producir bienes (madera, resinas, taninos, pulpa para papel, etc.) con sentido de rentabilidad. Es erróneo seguir creyendo que la actividad forestal está relegada a suelos marginales o de clases VI, VII y VIII. Esas son categorías de suelos con limitaciones de uso, que llegan a ser de severas hasta restrictivas, donde ni siquiera el conuco, como sistema agroforestal, o la ganadería extensiva son permisibles.
Nadie puede invertir con fines de producción en suelos con fuertes restricciones de salinidad, humedad, pH, pendiente o fertilidad. En condiciones normales la actividad forestal es estimulada y protegida por el Estado.
Pareciera que quedó atrás el cerco progresivo hasta la rescisión o cierre "voluntario" de las concesiones en las reservas forestales. Es ahora el turno de las plantaciones. Hemos escuchado de altos funcionarios, incluyendo al Presidente de la República, expresiones desconsideradas sobre los eucaliptos y las plantaciones forestales, en particular de las que desarrolla el sector privado en el centro-occidente del país.
La gestión forestal debe estar guiada por claros principios de política y adecuados instrumentos que la desarrollen, que permitan evaluar de manera tangible las metas y logros en materia de bienes y servicios obtenidos.

Sobre una plataforma ecológica se muestra el diseño venezolano


vida sustentable



El diseñador industrial Ignacio Urbina Polo, creador y editor del blog DI Conexiones Directas, presenta "NoMATERIA: más divulgación, menos átomos", exhibición de alrededor de 30 proyectos de colegas criollos. Esta exposición virtual utiliza las redes sociales para divulgar y comunicar la disciplina del diseño en el país, "separándola del diseño irresponsable y sin propuesta positiva", según apunta este experto.
Urbina explica que el diseño industrial, la creación de productos y objetos, siempre ha estado ligado al consumo y a la explotación de los recursos, a los átomos, por ello, "con este trabajo hemos querido, además de difundir la idea del diseño industrial, no producir ningún material físico para su divulgación". La idea más poderosa de sustentabilidad es haber usado una plataforma 2.0 para divulgar una disciplina que siempre ha sido muy señalada por el contacto con los materiales y su conexión con el consumo. Dos propuestas interesantes forman parte de este catálogo: el Bolso Accordion (de Máxima Duda), hecho con moriche, textiles y tapara, y un Cargador de Botellas (de María Teresa del Castillo con la contribución de artesanas de la comunidad de la Marroquina, estado Yaracuy), hecho con fibra de vetiver, bambú e hilo. Para visitarla sin salir de la casa, las coordenadas son:
w Post en el Blog: http://bit.ly/kJ5eMO
w Catálogo en Facebook: http://on.fb.me/ou5CP6
w Grupo Diseño Industrial en Venezuela en Facebook: http://on.fb.me/99GfPw
w Catálogo online [español]: http://bit.ly/mUCikN
@ideagenial

miércoles, 3 de agosto de 2011

Día de la Bandera: Una fecha que acrecienta el sentimiento nacional


Sintetizar los hechos que precedieron a este importante paso en la historia venezolana, es un recurso obligatorio para asimilar lo trascendental de este acontecimiento que desencadenó una serie de eventualidades que gozan de un alto valor antológico para Venezuela.
La Bandera de la República Bolivariana de Venezuela fue creada por el precursor de la Independencia, Francisco de Miranda, quien la izó por primera vez en su buque insignia, el "Leander", en la rada de Jacmel (Haití) el 12 de marzo de 1806 como parte de su expedición Libertadora.
La experiencia y pericia militar que obtuvo durante sus años en Europa y otras naciones americanas, alimentaron la inquietud de Miranda por quebrantar los lazos coloniales que unían a nuestra nación con España.
En enero de 1806, Miranda se dedica a completar la organización del viaje de avanzada hacia Venezuela con miras a iniciar el proceso de emancipación. El 2 de febrero el “Leander” zarpa de Staten Island rumbo a Jacmel, Haití, capitaneado por Thomas Lewis. A ese puerto llegan el 18 del mismo mes.
El 12 de marzo del mismo año, es izada en el “Leander” por primera vez la bandera, amarillo, azul y rojo diseñada por el prócer venezolano como insignia de su soñada patria. Al lado del pabellón tricolor queda enarbolada otra bandera, la naval, que es de color azul con una luna blanca declinante, un sol ascendente y un gallardete color rojo que exhibe el mensaje “Muera la Tiranía, Viva la Libertad”.
Transcurrir de los hechos
Los navíos marchaban lentamente y se acercaban a la costa falconiana y son divisados por los soldados españoles que mantenían permanente vigilia en la torre del castillo San Pedro en tierra firme. Miranda llegó a costas venezolanas acompañado por un contingente dispuesto a arriesgar todo por el bien de las colonias americanas que permanecían bajo el dominio de la realeza española.
Al escucharse la primera descarga de artillería procedente de la flota mirandina los soldados realistas responden atónitamente. A la segunda inician el desalojo de la torre del castillo. Es cuando los patriotas echan al agua sus botes y comienzan el desembarco. Al estar en tierra lo primero que hacen es penetrar a la fortaleza y sacar a los escasos realistas que aún permanecen en ella.
Al visualizar la presencia del jefe de campaña Francisco de Miranda, los soldados afectos al rey se confunden y creen que se trata de un brigadier de plateada cabellera perteneciente a la fuerza francesa, pues viene trajeado con un uniforme azul con destellantes ornamentos dorados.
Miranda imparte en el castillo veleño la primera orden -¡Soldados, arreen de inmediato la bandera española y hagan ondear en la torre la insignia tricolor que hemos traído, que es el símbolo de nuestra libertad!
Precisamente, ese día en particular, se cumplían treinta y cinco años de la ausencia de Miranda en territorio americano y se daba inicio al cumplimiento de la promesa que se hizo a sí mismo ante su hermana Rosa cuando en 1771, a la edad de 21 años, se vio obligado a abandonar la ciudad de Caracas y marcharse a Europa.“Volveré algún día con más honor y brillantez con la que salgo ahora”.
Luego de ocupar y asegurar el puerto de La Vela los insurgentes mirandinos se dirigen a Coro, principal ciudad de la región ubicada a doce kilómetros costa adentro, llegando a ella a eso de las cinco de la mañana del día 4 de agosto. Miranda se convence de que la localidad se encuentra solitaria ya que se han marchado todos los habitantes habituales y también las tropas españolas.
A las 6:00 de la mañana el Precursor ordena enarbolar la bandera tricolor en la torre de la iglesia parroquial de Santa Ana y a colocar en las puertas del mismo templo y en la sede del cabildo una proclama escrita por él en la que exhorta al pueblo a sumarse a la lucha por la emancipación, pero su voz se perdió en la vacías calles de la localidad donde llegó.

Cambio de fecha
Inicialmente, el presidente Rómulo Betancourt quien, en Decreto del 3 de julio de 1963, instituyó el 12 de marzo de cada año como Día de la Bandera, considerando “que ese día debe corresponder al momento histórico en que el glorioso emblema se izó por primera vez como símbolo que inflamó de patriotismo al corazón de los Libertadores, para realizar la epopeya de la Independencia Nacional”
El 23 de septiembre de 1977, por disposición del presidente Carlos Andrés Pérez, los Ministerios de Relaciones Interiores y Educación resolvieron: “en los planteles educacionales, durante los actos de izar y arriar la Bandera Nacional, los alumnos que intervengan en las ceremonias correspondientes cantarán el Himno Nacional de la República de Venezuela”.
La Bandera Nacional está formada por los colores amarillo, azul y rojo en franjas unidas, iguales y horizontales en el orden que queda expresado, de superior a inferior y, en el medio del azul, ocho estrellas blancas de 5 puntas, colocada en arco de círculo con la convexidad hacia arriba.
El 07 de marzo de 2006, la Asamblea Nacional, en sesión ordinaria modificó y sancionó la Ley de Símbolos, la cual añade la octava estrella a la Bandera Nacional y coloca al caballo de Bolívar, representado en el Escudo, de vista al frente mirando hacia el futuro.
Es necesario mencionar que la idea fue tomada de un decreto que hiciera el Libertador Simón Bolívar, el 20 de noviembre de 1819, en él habría decretado en tierras guayanesas la incorporación de la octava estrella en la bandera en representación de la liberación de ese territorio.
Por mandato del Poder Legislativo, al aprobarse dicha ley, publicada en Gaceta Oficial Nacional Nro. 38.394 del 9 de marzo de 2006 la Bandera de la República Bolivariana de Venezuela estrenó oficialmente las ocho estrellas.
Según el Decreto N° 4.754, Gaceta Oficial Número 38.504 se instituye como "Día de la Bandera Nacional", el 3 de agosto de cada año.
Aires revolucionarios
La bandera de Gual y España es conocida como la primera bandera proyectada para la Venezuela independiente, fue diseñada por Manuel Gual como pabellón para la fallida revolución que éstos inician en 1797. Sin embargo, la bandera nunca llegó a ser izada en suelo venezolano.
La bandera está compuesta de 4 franjas laterales de los colores amarillo, azul, carmesí y blanco, los cuales representan a las razas que poblaban el país, es decir, a los indígenas, negros, blancos y pardos, mientras que en la parte inferior, una franja azul que contiene 4 estrellas representa las 4 provincias del país, siendo estas Cumaná, Guayana, Maracaibo y Caracas. Por último, el sol en el cuartel izquierdo representa la patria y a la igualdad que debe imperar en el país.
Por su importancia histórica y la estrecha relación que la conspiración guarda con la entidad, la bandera fue declarada como el pabellón del estado Vargas luego de que el municipio se convirtiera en el último estado declarado de Venezuela.