Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2010
Imagen
Bicentenario de América Latina. “En este año y en especial estos últimos días, algunos países pertenecientes al grupo bicentenario (Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Paraguay, México, Venezuela y España), estamos celebrando nuestros 200 años de ser naciones independientes, de manera que BANDERA DE VENEZUELA ANTE EL MUNDO en homenaje a nuestra historia ha realizado un material y recreemos ese sentimiento patrio!!!”.
Con geografías y sociedades contrastantes, con panteones diferentes, con procesos de reinterpretación propios de cada Centenario y de cada Bicentenario, lo cierto es que 2010 no pasará inadvertido para mexicanos, colombianos, venezolanos, ecuatorianos, argentinos y chilenos. El tiempo no para, las obligaciones tampoco. Sin embargo, un alto en el camino se impone, fundamentalmente, para no ser llevados de las narices por consignas mediáticas y para poder poner en práctica la reflexión. Dentro de esta cartografía que hace 200 años comenzó a delinearse y…

17 de diciembre de 2010, 180 años de la muerte del LIBERTADOR

Los últimos años de Bolívar no fueron fáciles, pues conforme decrecía la actividad bélica, aumentaban las dificultades políticas: desconfianzas y rencores minan los intentos de imponer constituciones centralizadas a los distintos países y la idea de una unión americana se iba esfumando.

“Bastó con que muriera para que todos los odios se convirtieran en veneración, todas las calumnias en plegarias, todos sus hechos en leyenda. Muerto, ya no era un hombre sino un símbolo. La América Latina se apresuró a convertir en mármol aquella carne demasiado ardiente, y desde entonces no hubo plaza que no estuviera centrada por su imagen, civil y pensativa, o por su efigie ecuestre, alta sobre Los Andes…”. Así comienza “En busca de Bolívar”, un reciente y magistral ensayo del colombiano William Ospina, quien al final de la obra, conjetura sobre lo que pensaría El Libertador sobre el actual momento: “Podemos dejarlo ahora en una calle cualquiera de nuestro convulsionado presente, dejarlo preguntándo…