Pablo Martin: ser feliz es una tarea para hoy


Venezuela actualmente está presenciando el nacimiento de talentos que rebasan fronteras, una nueva ola de Actores, Músicos, Deportistas, Científicos están naciendo en la Tierra que Bolívar libertó, Edgar Ramírez, Pablo Sandoval, Gustavo Dudamel, Patricia Velázquez, son solo algunos de esos venezolanos que están siendo  causa de buenas noticias para Venezuela, pero algunos van más allá de ser reconocidos por su talentos, de hecho, usan los dones que la vida les ha dado y lo aplican en todas las áreas que se desenvuelven, y se convierten en inspiradores para sus seguidores y demás venezolanos, es el caso de Pablo Martín, un hombre que ha cosechado una sólida trayectoria artística en Venezuela y el mundo, y además es el creador del “Centro Internacional de Estudios Para el Desarrollo Artístico” (CIEDAC), y a través de la fundación del mismo nombre, apoya a todos aquellos que quieran iniciar estudios en las artes escénicas.
A continuación la entrevista que me permitió realizarle.
Saludos Pablo, espero te encuentres bien, te escribe Javier Crespo, la persona que te contacto por Facebook.
Yo escribo para el portal  http://banderadevenezuela.blogspot.com una columna que se llama “Bandera de Venezuela ante el Mundo”, con mi columna pretendo resaltar el trabajo de aquellos venezolanos que han mostrado tener un sentido altruista y de bien común, tu trabajo a través del CIEDAC ha demostrado que posees esas cualidades, por eso mi interés de escribir sobre ti y del proyecto que lideras
Te hago llegar unas preguntas que nos permita conocer un poco sobre ti y el CIEDAC.
 Javier.- Cuéntanos como fue tu infancia, tu educación, tu relación con familiares y amigos, alguna anécdota que sientas que marco significativamente tu camino.
Pablo.- Siento que tuve un infancia bonita, si recuerdo lo que hice o lo que fui, te puedo decir que siempre extrañas que con la adultez la vida se vaya convirtiendo en algo tan serio. Siempre estaba inventando algo, era muy creativo y me divertía mucho: rompía juguetes para hacer otros más sofisticados, el simple carro teledirigido terminaba convirtiéndose en un barco a motor con velas que giraban, o una simple botella de agua en una poderosa arma para lanzar maíz a gran velocidad y fastidiar a mis amigos… Fui muy inquieto y diferente; bastante sobreprotegido pero aunque obediente con mis padres, siempre fui un tanto rebelde con muchas de las cosas que me rodeaban… Desde entonces ya me daba cuenta de lo equivocado que vivimos los adultos… Al ser hijo de padres emigrantes sí te confieso que sufrí ese síndrome de “no saber a dónde perteneces” ya que cuando tenía 9 años mis padres decidieron regresar a Tenerife (España) y eso marcó mucho mis años venideros porque siempre tuvieron una gran lucha por querer volver a Vzla (extrañando al país donde habían pasado más de media vida), lo que me causó, durante varios años, -aunque hoy entiendo que no es fácil dejar a Vzla y el porqué de aquella situación- mucha inestabilidad respecto amigos y planes, ya que “siempre me estaba yendo” y esa sensación no era nada buena... Pero en general, mi infancia la recuerdo con una sonrisa traviesa, fui unos de esos niños inventores a los que hay que tenerle “cuidado” (risas)
Javier.-   ¿En qué momento y por qué decidiste dedicarte a la actuación?, ¿manejaste otras opciones?
Pablo.- Llegó un momento en mi vida, cuando tenía 16 años, que no sabía lo que quería, nada me gustaba y mucho menos me llenaba; solo había una cosa que me atraía mucho: el deporte. Fue entonces donde me convertí en ciclista federado y en poco tiempo querían que me fuera a vivir a Suiza y prepararme allá, pero por una u otra causa –incluida un grave accidente en un descenso al ir escapado en una carrera y donde aún no se cómo sobreviví- pues todo se desvaneció con el tiempo y aunque seguí corriendo ahí quedó… La bicicleta me llevó al gimnasio, a las artes marciales y al fitness y fue entonces cuando empecé a seguir la serie “Miami Vice” y me decía: “algún día yo quisiera ser como Don Johnson, hacer películas, estar ahí, etc… etc…” incluso le copiaba su forma de vestir y me peinaba como él para salir en las noches (risas) …Y bueno, como lo que más mantienes en tu mente es aquello que se materializa, pues ¡ese sueño llegó!
Evidentemente, en paralelo sabía que debía estudiar y elegí especializarme en prótesis dental y ortodoncia. Me gustaba el arte, trabajar con las manos y al detalle, y como mi hermano estudiaba para entonces odontología, me atrajo la idea de tener un laboratorio. Lo tuve, y esto fue lo que me permitió costearme tantos castings y viajes que precedieron a mis primeros logros en el mundo artístico.
Javier.- ¿Alguna etapa en tu vida que fuera dura?, bien sea por motivos económicos o sentimentales. ¿Cómo los afrontaste?.
Pablo.- El grado de dureza es algo muy ambiguo porque siempre encontrarás a alguien a quien le ha tocado vivir cosas más duras, y ahí aprendes que lo tuyo no lo es tanto; pero sí, he pasado momentos de gloria y momentos muy duros en todas las áreas de mi vida. Por diferentes motivos la vida cambia, todo cambia y nunca sabes lo que pasará mañana… Unas veces he tenido mucho dinero y el corazón lleno de amor y otras tuve que compartir una hamburguesa por no poder gastar y sentirme el ser más solitario e infeliz de la tierra; o pasar necesidades mientras trataba de hacer algo para que todo cambiara… Pero con el tiempo entiendes que todo forma parte de tu crecimiento, de tu aprendizaje y de la formación del legado espiritual que compartirás o dejarás a otros… por eso siempre lo he afrontado con acciones, generando cambios, enfocándome, nunca desde la simple espera, sino desde la acción y tras esta la espera, pero mientras genero más acciones por otro lado. “Si quieres resultados diferentes, debes comenzar a actuar diferente, haciendo todo aquello que no has hecho hasta ahora”. Desde ahí, con humildad y fe estoy convencido que lograremos todo aquello que anhelamos en la vida. Hoy afortunadamente, haber logrado algunas metas para mi país, mi gente, mi familia y para mí, es la consecuencia de una gran fuerza de voluntad, convicción y fe en todo ello.
Javier.- Sabemos que has cosechado una importante trayectoria artística, tanto en Venezuela como en el extranjero, por lo cual quisiéramos saber, ¿De qué manera llega a tu vida la idea del Centro Internacional de Estudios para el Desarrollo Artístico en Canarias (CIEDAC), qué persigues con este proyecto, y hasta dónde quieres impulsarlo.
Pablo.-CIEDAC (www.ciedac.com) es la única empresa canaria – y ya operativa en Venezuela- especializada en la formación de actores para Tv y Cine y en la producción audiovisual de carácter exportable, orientada especialmente, al mercado Latinoamericano, incluyendo el mercado hispano de USA. Fue creada por un servidor en el 2009 con el principal objetivo de formar actores y proyectarlos internacionalmente, tanto desde Canarias como desde Venezuela. Nuestra metodología está basada en una formación precisa orientada a TV y Cine, con principal detenimiento en el crecimiento y solidez actoral del alumno, para así llegar al entrenamiento y prácticas posteriores ante la cámara… Llega a mi vida por la necesidad que tienen los actores en la actualidad de encontrar formación, asesoría y proyección real, todo desde un solo lugar o a través de una misma empresa. Nosotros producimos y eso le da al alumno destacado, la posibilidad de entrenarse, crecer y sobretodo proyectarse; bien sea a través de CIEDAC o de otras compañías del sector. Invito a los interesados a que se unan al grupo CIEDAC VENEZUELA, allí encontrarán información sobre nuestras actividades en el país.
Se trata de un proyecto concebido para apoyar y ayudar al nuevo talento, de hecho ya tenemos la FUNDACIÓN CIEDAC, precisamente para fomentar a través de fondos públicos o privados, la formación de actores de menos recursos y asimismo producir para ellos. Por mi parte se acabaron “las roscas” en las que tienes que ser “hijo de” o “acostarte con” o “fumarte tal cosa” para figurar y pertenecer al clan de los “elegidos”; mis principios siempre han estado muy lejos de todo eso – quizás por ello me ha costado el triple llegar adonde he llegado- pero me hace feliz haber llegado, y si puedo ayudar pues aquí estoy, con CIEDAC (www.ciedac.com). Es mi filosofía y el legado que quisiera dejar.
Javier.- ¿En qué cree Pablo Martin?
Pablo.- Creo en ser feliz a cada instante, con mucho, con poco, con lo que tienes; creo en un Dios que todo lo ve, llámese Dios, Universo, Energía Universal o como quieras; creo en el amor como base de toda existencia y en la gente buena, aunque te des cuenta que la mala también existe, pero amor, mucho amor con ellos, a quienes les espera un largo camino de evolución…
Javier.- ¿Qué valores sientes que hace faltar profundizar a los venezolanos?
Pablo.- Considero que el amor y el respeto entre los venezolanos. No creo en ricos buenos ni malos, ni buenos ni malos pobres; creo en el amor entre todos nosotros, como país, como patria y como ejemplo de tierra fértil y de ejemplo a seguir…
Javier.- Si Dios o El Universo te permitieran hacerle un regalo a tu país, ¿Qué le regalarías?
Pablo.-Definitivamente un infinito, por lo tanto inagotable dosis de ese amor y respeto entre todos nosotros.
Javier-¿Cómo te gustaría ver a Venezuela dentro de 10 años?
Pablo.- Cómo una ciudad cosmopolita pero con el alma de un inmenso parque donde puedas caminar, salir, llegar, vivir, disfrutar de sensaciones maravillosas que te da la seguridad ciudadana, sin estar pendiente de los seguros del carro, mirar por los espejos, ver qué te pones, comerte los semáforos en la noche, ver si te siguen, etc, etc…
Javier.- Si volvieras a nacer, ¿pedirías ser nuevamente venezolano?
Pablo.- Por supuestísisisisimo! Y con la misma familia!
Javier.- ¿Qué reflexión quisieras compartir con nosotros?
Pablo.- Quisiera que tomáramos conciencia de la vida que estamos viviendo, del abismo al que somos conducidos día a día, que recordáramos que ser feliz es una tarea para hoy, y que dejemos de ser esclavos de nuestras propias conquistas.
Pablo, por no permitir que las luces de la fama que segaran, por mantener tu corazón en el cielo pero los pies firme en el suelo, por dejarte guiar por Dios, por el Universo… por eso que te ha guiado, por llevar a Venezuela a todos los rincones que la vida te ha permitido ir, y por ser participé en la preparación desinteresada de nuevos talentos, eres Bandera de Venezuela Ante el Mundo.

Así es…
Javier Crespo

Coordenadas Pablo Martín: 
 www.actorpablomartin.com
http://www.ciedac.com/
Twitter:
@PabloMartinOfic

Coordenadas Javier Crespo
Miembro de Nuevas Direcciones
http://jjcrespo82.blogspot.com/
Twitter: @Crespop / @Banderavenz





Comentarios

Entradas populares de este blog

Día de la Bandera: Una fecha que acrecienta el sentimiento nacional

100 VENEZOLANOS DEL SIGLO XX / por Hugo R. Marichales

1811, romper cadenas para siempre