Bandera de Venezuela ante el mundo: Eli Bravo.

Ser un canal de inspiración de buenos sentimientos y través de ellos motivar buenas acciones no es tarea fácil, pero que no deja de ser enriquecedor, eso lo entendió Eli Bravo, comunicador social Venezolano que luego de tener una destacada trayectoria dentro de la televisión y radio, entendió que podía canalizar sus talentos y conocimientos para darle píldoras de buena vibra a los venezolanos y demás amigos latinoamericanos.

A continuación les copio la entrevista que me permitió realizarle por medio del correo:

Saludos Eli, gracias por tu atención.

Con mi columna pretendo resaltar el trabajo de aquellos venezolanos que han mostrado tener un sentido altruista y de bien común, tu trabajo a través de Inspirulina muestra una profunda dedicación en aportar aprendizaje intelectual y espiritual a los venezolanos y demás seguidores de latinoamérica, articulo personal confieso mi siempre admiración por tu trabajo, pero con lo que haces en Inspirulina te ganaste mis respetos, gracias por aportar esas píldoras de buena onda a tu nación.

Te hago llegar las preguntas, sírvete responderlas en lo que puedas, disfruta tus seguramente bien merecidas vacaciones.

Javier.− Cuéntanos como fue tu infancia, tu educación, tu relación con familiares y amigos, alguna anécdota que sientas que marco significativa tu camino.
Eli.− Una infancia feliz: familia funcional, padres amorosos, hermanos muy amigos. Siempre muy integrados. En esos años mi vida como boy scout fue muy importante. junto a mis amigos−hermanos scouts viví grandes experiencias al aire libre, viajes y campamentos. Mi familia era parte del grupo, así que compartimos muchas noches de fogata y carpa. Un viaje me marco: en 1982 fui Zimbabwe para un campamento mundial (jamboree) y a partir de allí se me despertaron las ganas de viajar, conocer mundo y culturas.

Javier.− ¿En qué momento y por qué decidiste dedicarte a la comunicación?, ¿manejaste otras opciones?
Eli.−Mi aplicación a la universidad contemplaba en primer lugar Comunicación. Siempre supe que esto era algo que me apasionaba. En segundo lugar estaba psicología, un camino que en estos momentos exploro de la mano de la comunicación. La tercera opción era Relaciones Internacionales. Esa la puse porque había que colocar una tercera, pero lo que me interesaba eran las dos primeras. La radio me gustó desde que era niño, al igual que escribir. Fue un proceso natural.

Javier.− ¿Alguna etapa en tu vida que fuera dura?, bien sea por motivos económicos o sentimentales. ¿Cómo los afrontaste?.
Eli.− Dos me vienen a la mente. Los años de locura mediática cuando hacía Cualquier Cosa en La Mega. Fue el pico de mi popularidad "pública" y no me sentí cómodo estando tan expuesto y en una vorágine de fama farandulera. Por eso me fui de la radio en el 94. Pasé dos meses manejando desde Caracas a Salvador de Bahía y luego cuatro meses morraleando en el sureste asiático como una forma de escapar a esa marejada. Me sirvió para aterrizar y aterrizarme.

Luego mi divorcio. Me obligó a mudar la piel. Ese proceso lo viví en el mar, navegando 5 meses solo en un velero. De esa experiencia salió mi libro Una ola tras otra y mi actual familia.
Los momentos duros, de cambio, traen oportunidades y metamorfosis... si sabes aprovecharlos.

Javier.− ¿De qué manera llega a tu vida la idea de Inspirulina?, qué persigues con este proyecto, y hasta donde quieres impulsarlo.
Eli.− Nace de ese viaje en velero. Allí comprendí que deseaba alinear mis intenciones con mis acciones y que era importante enfocar las energías en algo que fuera realmente transformador, al menos para mí. Años después de ese viaje, insatisfecho con el trabajo que venía haciendo en los medios decidí que tenía que lanzarme al agua. Para ello fueron fundamentales mi esposa Gabriela Contreras, mis socios Simón de Franca, Sandra Weisinger y Roberto Fonfria y mis grandes amigos Laureano Delgado y María Alecia Izturriaga. Deseamos construir una comunidad hispana de personas que buscan un verdadero bienestar, y para ello ofrecemos información práctica e inspiradora en distintos medios. Inspirulina es una multiplataforma que crece gracias a sus miembros, a los colaboradores, a todos los que toman su dosis diaria.

Javier.− ¿En qué cree Eli Bravo?
Eli.− En la esencia pura y verdadera del ser humano. ¿Qué significa eso? En la naturaleza buena, compasiva y consciente de las personas. Últimamente eso me ha acercado a una experiencia de la espiritualidad cotidiana. Creo, como decía Buda, que construimos el mundo con nuestros pensamientos y que la iluminación es conectar con nuestra verdadera esencia.

Javier.− ¿Qué valores sientes que hace faltar profundizar a los venezolanos?
Eli.− Compasión, tolerancia y la capacidad de autoobservación. La historia reciente ha llevado a perder la capacidad de conectar con los demás, a entender que hay una interconexión e interdependencia entre todas las personas (y no solo entre todos los venezolanos) En el proceso de reconciliación que viene (y que puedes llamar de sanación) hará falta un componente de humanización de la política que ayude a desarmar las barreras que se han levantado.

Javier.− ¿Qué le regalarías a Venezuela?
Eli.− Paz y seguridad. Con eso lograríamos echar un montón de luz y apartar los nubarrones.

Javier.− ¿Cómo ves a Venezuela dentro de 10 años?
Eli.− Se me quebró la bola de cristal. Pero te puedo decir como me gustaría verla: unida, en armonía, con la capacidad de disfrutar sus cosas buenas y de avanzar en un camino donde pueda superar lo malo.

Javier.− Si volvieras a nacer, ¿pedirías ser nuevamente venezolano?
Eli.− Dicen que en la reencarnación no escoges tu próxima vida. Pero en esta me siento feliz de serlo. Mi identidad es fundamentalmente venezolana.

Javier.− ¿Qué reflexión quisieras compartir con nosotros?
Eli.− Existe una esencia muy positiva, fértil y vital en Venezuela. Verla, sentirla, conectarse con ella, ayuda a entender que los tiempos difíciles que corren son impermanentes, y por lo tanto, cambiantes. Esa esencia está en los detalles más sencillos y en la compleja historia y forma de ser del venezolano. Por eso hay que elegir a cada momento las palabras, los pensamientos y las acciones que propicien el bienestar que buscamos. Como no se explicártelo mejor, te adjunto una columna que escribí hace unos meses para El Nacional.( http://jjcrespo82.blogspot.com/2012/06/esencia−de−vida−eli−bravo.html)

Gracias a ti. Envíame un link o un pdf cuando lo publiques
Siempre a la orden.

Por ir más allá de los focos del espectáculo, permitir que tu experiencia de vida te edificará como un nuevo y buen ser humano y por trabajar en pro de dar esas dosis de inspiración diaria, Eli eres realmente Bandera de Venezuela ante el Mundo.

Así es…

Javier Crespo

Coordenadas Eli Bravo:
http://elibravo.com
http://www.inspirulina.com
Twitter: @elibravo

Coordenadas Javier Crespo
Miembro de Nuevas Direcciones
http://www.entornointeligente.com/articulo/1282118/Inspirate-con-Eli-Bravo-25062012
Twitter: @crespop

Comentarios

Entradas populares de este blog

Día de la Bandera: Una fecha que acrecienta el sentimiento nacional

100 VENEZOLANOS DEL SIGLO XX / por Hugo R. Marichales

1811, romper cadenas para siempre