Empresas ambientalmente responsables


Diego Díaz Martín
Especial para Emen
Presidente de Vitalis www.vitalis.net ddiazmartin@vitaslis.net

 
Mucho se ha dicho de la importancia de la gestión ambiental empresarial, y del rol que el sector privado tiene en la sustentabilidad del desarrollo. Sin embargo, poco se ha valorado la experiencia que algunas compañías han comenzando a construir para cumplir con ello, compromiso usualmente adoptado dentro de sus códigos de conducta o políticas corporativas.
José Antonio Apostólico, socio de la firma PwC Espiñeira, Sheldon y Asociados, reconoce que la gestión ambiental tiene una importancia primordial en la actuación de una empresa. Como parte de su operación, "le permite utilizar los escasos recursos de manera eficiente y optimizar sus costos, ofreciendo productos y servicios a precios competitivos". Por otra parte, desde el punto de vista de responsabilidad empresarial, "constituye un factor multiplicador y ejemplarizante ante su capital humano, que permite retribuir a la comunidad todo lo que esta le aporta para la ejecución de sus objetivos".
En la actual economía global, es común que las empresas sean objeto de evaluación en cuanto a su desempeño social y ambiental, razón por la que sus informes anuales van más allá del tradicional balance general y estado de resultados de ganancias y pérdidas, para incluir aspectos fundamentales sobre estos temas.
Algunos elementos claves para reportar tal desempeño han sido sugeridos por el Consejo Mundial para el Desarrollo Sustentable y la Iniciativa Global de Reporte (GRI, según sus siglas en inglés), entre otros. De allí que en la actualidad, la evaluación del desempeño empresarial sea integral, y no abarque solamente su campo operativo y financiero, sino también aspectos jurídicos, institucionales, sociales, políticos y ambientales.
Por ello, cada vez más empresas en todo el mundo, como PwC Espiñeira, Sheldon y Asociados, adoptan el tema de la responsabilidad social y la gestión ambiental responsable como parte de su compromiso corporativo y promueven la participación de su capital humano en iniciativas concretas, que van desde el desarrollo de programas de reforestación, hasta la adopción de acciones concretas para usar racionalmente la energía y el agua, y disminuir la generación de residuos y desechos.
En un mundo globalizado en el que el cambio climático se siente y presiente, y en el cual nos acercamos cada vez más a nuestros límites de crecimiento, es primordial el compromiso personal y empresarial para revertir la tendencia destructiva de los viejos modelos productivos, basados en el agotamiento de los recursos naturales en forma sostenida e irresponsable.
Alrededor de 85% de las empresas venezolanas no poseen un sistema de gestión ambiental acorde con sus necesidades, a pesar de las considerables ventajas que estos conllevan.
Sean empresas públicas o privadas, la misión de impulsar el desarrollo sustentable debe ser compartida por todos y cada uno de los generadores de riqueza en un país, escenario en el que las empresas están llamadas a participar activamente, impulsando con sus acciones el mayor progreso social, económico y ambiental, en beneficio de las generaciones presentes y futuras. ¿Acaso no es eso un buen negocio?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Día de la Bandera: Una fecha que acrecienta el sentimiento nacional

100 VENEZOLANOS DEL SIGLO XX / por Hugo R. Marichales

1811, romper cadenas para siempre