II Foro de Cooperación Económica Verde entre Venezuela y Corea


Heidy Ramírez
@ideagenial


Las energías renovables, el uso de los desechos sólidos y el consumo eficiente de la electricidad fueron los temas centrales del II Foro para la Cooperación Económica Verde entre Venezuela y Corea, realizado el 29 de junio. Contó con la presencia de expertos de ambos países y como dato clave se concluyó que sí se puede pensar en cuidar el planeta como un negocio donde todos ganamos.
Por parte del país asiático, estuvieron presentes integrantes de la Embajada de la República de Corea, del Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio, del Instituto de Energía y Tecnología, del Instituto de Medio Ambiente y del Instituto de Electricidad. Del lado venezolano, participaron el Ministerio del Poder Popular para la Electricidad y el experto en desechos sólidos, Vladimir Valera.
El liderazgo coreano
Corea se perfila como uno de los países más avanzados en el uso de tecnologías verdes y se ha propuesto convertirse en ejemplo mundial de lucha contra el cambio climático, lo que ve como un reto de toda la humanidad que no debe detenerse en fronteras.
Esta nación se ha propuesto reducir considerablemente sus emisiones de gases de efecto invernadero de cara a 2020. Una de las alternativas en energías renovables presentada en este encuentro fue la incineración de residuos en sustitución del enterramiento típico de los vertederos.
Esta opción además genera energía en forma de electricidad, vapor y calefacción y sus efectos pueden ser medidos y controlados estableciendo límites de emisiones de gases y ubicando estratégicamente las plantas. Según el jefe del Equipo del Servicio de Incineración de la Corporación Coreana del Ambiente (Keco), Corea planea reducir la práctica del enterramiento de desechos a cero. En Mapo, ciudad cercana a Seúl, se encuentra una de estas incineradoras que en dos años recuperó su inversión. A su criterio, en Caracas podrían levantarse dos de estas plantas.
Otro caso de éxito presentado fue en materia de energía eólica. El centro de investigaciones coreano dedicado al área mostró el potencial de los molinos situados en el mar, costa adentro. Con esta práctica se espera suplir 11% del total de energía que consume el país en un desarrollo en tres etapas que se extenderá hasta 2019. Empresas como Hyundai y Samsung se han sumado a esta innovación verde en Corea produciendo y exportando las turbinas tanto a Europa como a EEUU.
La propuesta venezolana
El director general de Energía Alternativa del Ministerio para la Energía Eléctrica, Erwin Müller, se refirió al plan nacional en el área que contempla el trabajo cooperativo de varios organismos para impulsar las fuentes de energía eólica, solar y biomasa, así como hídrica y forestal.
De los programas en estudio y en desarrollo destacan parques eólicos en diversas regiones del país (Nueva Esparta, Sucre, Mérida, Lara, Apure, Táchira, Trujillo, Anzoátegui, Zulia y Falcón), la fundación de un centro de investigaciones y el estímulo a la incorporación de la actividad productiva a las necesidades de los proyectos de este segmento.
En cuanto a la energía solar, se considera la instalación de plantas medianas en diversos estados que paulatinamente contribuyan a disminuir la dependencia del consumo de combustibles fósiles.
Otro de los planes del Gobierno es utilizar residuos agroindustriales y forestales como combustible, para lo cual se instalarían 17 centrales de biomasa y un proyecto de cogeneración, para llegar a un total de 266 MW a 2015, a ser desarrollados en los ejes Norte Llanero y Norte Costero.
En el área de desechos sólidos urbanos, se tiene un portafolio de proyectos para aprovechar 40% de estos mediante tecnologías de producción de gas en todo el país. Müller mencionó el Registro Nacional de Energías Renovables, una base de datos a la cual podrían acudir las empresas interesadas en proveer servicios de esta naturaleza para así articularse con este proyecto. Según indicó, las energías renovables del país son el petróleo del futuro.
Por otra parte, en su intervención, el profesor universitario, Vladimir Valera, señaló el potencial nacional del biogás como fuente de energía, ya que en nuestro país se producen 24 millones de toneladas de desechos por día (1,2 kilogramos aproximadamente por persona), de cuya cantidad la mayoría es basura orgánica.
A su criterio, todavía falta mucho por hacer en cuanto a políticas de reciclaje, participación comunitaria, impulso de la cultura ecológica en la población, cumplimiento de leyes y adjudicación y ejecución de presupuestos adecuados al manejo de un problema serio como es el de los desechos.
Para Valera, la educación ambiental y la participación ciudadana es crucial, a la par que en materia de negocios relacionados con las energías renovables la clave es la cooperación interinstitucional y la sustentabilidad.
La autora es colaboradora de la Fundación Recíclate

Fuente: Diario El Mundo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Día de la Bandera: Una fecha que acrecienta el sentimiento nacional

100 VENEZOLANOS DEL SIGLO XX / por Hugo R. Marichales

1811, romper cadenas para siempre