Proyecto Bicentenario por la reconciliación y reconstrucción del país

 

José Angel Ferreira / *Vicerrector Administrativo de la Universidad de Carabobo / jferreir@uc.edu.ve

Los recién cumplidos doscientos años del nacimiento de la República han sido motivo de una serie de movimientos en busca de soluciones para el contexto nacional; así surge el "Proyecto Bicentenario", una iniciativa de las universidades nacionales a través de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (AVERU), para promover un espacio en el que confluyan todas las ideas y proyectos de los distintos sectores del país, que permitan elaborar una propuesta factible y reconciliadora capaz de generar una nación próspera, segura, solidaria, propietaria y emprendedora.

La Universidad, con una tradición de 300 años y anterior a la República, entre las cuales destacan la Universidad Central de Venezuela y la Universidad de Los Andes con 290 y 226 años de fundadas respectivamente, acompañadas de la Universidad de Carabobo y la Universidad del Zulia -ambas con 119 años- se han planteado lo siguiente, en cumplimento del artículo 2 de la Ley de Universidades, cuyo texto dispone que "Las universidades son instituciones al servicio de la nación y a ellas corresponde colaborar en la orientación de la vida del país mediante su contribución doctrinaria en el esclarecimiento de los problemas nacionales". 


En función de este mandato, estas instituciones se encuentran avocadas a la búsqueda de soluciones estructurales a los problemas nacionales, de acuerdo a lo que señalan los estudios. El primero de ellos es la confrontación política con agresiva polarización que impide la sinergia del país para enfrentar los graves problemas que se confrontan; que en el lenguaje cotidiano se expresa en los gritos de la oposición diciendo: "¡Chávez vete ya!" y los del oficialismo sentenciando: "¡No volverán!". Inmensa discrepancia que, en muchas ocasiones hacen de Venezuela un país ingobernable e inviable.

El segundo problema identificado es el diseño estructural del país, producto de un defectuoso y creciente vacío de marco constitucional y de un retroceso en los indicadores macroeconómicos, pero especialmente en los valores del venezolano sacudidos por la violencia física y verbal, depreciación de su cultura tradicional y pérdida de la esperanza de un mejor futuro. Situación que en el lenguaje cotidiano se expresa: "¡No hay estado de derecho, ni confianza!"

Una Venezuela desarrollada, moderna y unida

Se aspira resolver estas disyuntivas a través del Proyecto Bicentenario. Consiste en un espacio promovido por las universidades democráticas para la comparecencia de todas las ideas y proyectos de los distintos sectores del país, que permitan elaborar una propuesta factible y reconciliadora capaz de generar una Venezuela próspera, segura, solidaria, propietaria y emprendedora.

Es así como el Proyecto Bicentenario tiene punto de partida en AVERU, a raíz de que la rectora de la Universidad de Carabobo, Jessy Divo, el vicerrector administrativo José Angel Ferreira, el profesor Santiago Guevara y el ingeniero Enrique Colmenares Finol presentaran una propuesta que aprobó el órgano que reúne a todos los rectores de las universidades democráticas, presidida por la rectora de la Unexpo, Rita Añez. Además del grupo inicial, se acordó enriquecer la Comisión con la incorporación de los profesores José Ignacio Moreno León (Unimet), Mario Bonucci (ULA), Benjamín Scharifker (Unimet), Humberto Acosta y Doris Avendaño (UNET), José Vicente Sánchez Frank (UNET), Raúl López (UPEL), Oscar Medina (UNET), Miguel Rodríguez (ULA), Gerardo Aponte (UNIMAR) y Rafael Enrique Casal (UC).

¿Hay propuestas de país?

En la nación existe un conjunto de proyectos de país: "Un Sueño para Venezuela" de Gerver Torres, proyecto de largo plazo, que va más allá de lo inmediato de la coyuntura, reconociendo nuestra historia y evolución como país, con una visión sistémica e integradora de las visiones parciales fragmentadas de la realidad, entendiendo la educación integrada a la salud, lo social vinculado a lo económico, considerando como tema vital a la cultura, las aptitudes, la conducta, los valores de los venezolanos y sus creencias; así como las instituciones, las normas y las reglas.

También está el proyecto de Werner Corrales sobre "Visión compartida del país y estrategias democráticas en defensa de la Constitución", con objetivos hacia la construcción de una visión compartida de país, apoyar la consolidación de una Agenda Proactiva para las luchas por la democracia y robustecer a las organizaciones sus capacidades para activar a la población.

El proyecto que presenta Eduardo Fernández a través del Centro de Políticas Públicas, IFEDEC, denominado "Venezuela 2013, explosión del crecimiento", el cual se basa en los principios de reconstrucción del sistema democrático, promoción de inversiones públicas y privadas, nacionales e internacionales, más y mejor educación para los jóvenes mediante un plan de inversiones y educación para el trabajo, que a su vez ayude a combatir la delincuencia, así como políticas de progreso y bienestar.

Igualmente, encontramos el "Proyecto Nacional de Desarrollo" del académico Santiago Guevara, quien plantea propuestas que inician con la suscripción de un pacto de gobernabilidad y culminan en la honra de una visión de país próspero, justo, estable y en paz. Su planteamiento para superar el rentismo, estatismo y mercantilismo es que Venezuela puede ser un centro general de servicios y negocios para la unión andina, el norte de Sudamérica, la Amazonia y el Caribe, aprovechando la globalidad para producir bienestar.

"El proyecto para la Reconciliación Nacional", de Enrique Colmenares Finol, prevé hacer un cambio profundo en siete elementos que incluyen un nuevo trato al ciudadano, la regionalización incluyente, el municipio fuerte, Pdvsa de los venezolanos, Venezuela Verde y sostenible, y la elección democrática de los cinco poderes del Estado. Y el "Plan Nacional Simón Bolívar", que tiene como directrices la Nueva Ética Socialista, la Centralización del Poder, el Modelo Productivo Socialista, la Nueva Geopolítica Nacional e Internacional.

¿Cómo se legitiman e integran estos proyectos?

Que se consoliden e integren éstos y cualquier otro proyecto pertinente, tomando lo mejor de cada uno y llevarlo a la práctica es lo que requiere el país. Y para ese fin es necesario buscar alternativas consensuadas las cuales pueden ser pactos sociales-políticos para la gobernabilidad como lo fueron en su momento el Pacto de La Moncloa en España y el Pacto de Punto fijo en Venezuela; acuerdos políticos de convivencia, como el Acuerdo de Viernes Santo en Irlanda y el Acuerdo de Dayton para la crisis de Bosnia-Herzegovina; transiciones intencionales como la Concertación Chilena post Pinochet; procesos constituyentes consensuados como los acuerdos de paz de la Sudáfrica de Mandela y la Séptima Papeleta en Colombia; y consolidación y transformación democrática similar a lo ocurrido en El

Salvador. Procesos que fueron logrados por la vía del consenso político nacional.

En este sentido, el Proyecto Bicentenario ofrece un espacio democrático y plural para debatir y obtener en un proceso consensuado, un proyecto único de país, desarrollando discusiones acerca del país que queremos. El elemento significativo y definitivo para ello es que todos participemos, todas las ideas respetadas y debatidas, tanto de oficialistas como de opositores en su justa y real dimensión.

La Universidad ofrece el camino

La idea no es servir sólo un punto de partida de dónde estamos y un punto de llegada que indique hacia dónde queremos ir; la intención es sembrar esperanza y reconciliación, cosechar valores y cultura democrática, para vivir en una Venezuela unida, próspera, segura, solidaria, propietaria y emprendedora y moderna. El Proyecto Bicentenario además de que aspira definir un camino que es el proyecto, sino establecer el rumbo claro que indique cómo seguir ese camino, cómo orientarlo a través del proceso consensual, ofreciendo un punto de coincidencia y de unión afectiva, ética e intelectual para todos los venezolanos, necesario para recuperar la esperanza y fundamental para avanzar como país.

Convocatoria al Consenso Bicentenario

El Proyecto Bicentenario inició su fase de evaluación el 23 y 24 de junio de este año en Valencia, en ocasión del aniversario de la Batalla de Carabobo. El 10 de julio AVERU hace un pronunciamiento oficial donde fijó la posición de las universidades democráticas al respecto.

La gran convocatoria nacional de "Proyectos de País" tendrá lugar el próximo 24 de julio, fecha del natalicio del Libertador Simón Bolívar, con base a unos parámetros que serán previamente indicados, y posteriormente celebrar la convocatoria para el encuentro nacional de proyectos y consensos el 12 y 13 del venidero octubre, en el que participarán las personas que han escrito estas propuestas. A partir de esa fecha hasta diciembre, se debatirá bajo los términos de una metodología precisa para diseñar qué proyecto le conviene más al país y bajo cuál proceso consensual puede llevarse a cabo.

No se descarta utilizar la fecha de las elecciones nacionales para validar el resultado, fecha en que está prevista la renovación de gran parte del poder constituido de Venezuela.

El producto de esta convocatoria nacional debe ser consultado al país, mediante el diseño de una metodología de bases comiciales que garanticen la integración, inclusión y sinergia de toda la comunidad venezolana, respetando todos los espacios políticos y sociales.

SÍNTESIS DE UN PROYECTO DE PAÍS

¿Qué es el Proyecto Bicentenario?



Es la convocatoria a un proyecto único de país que de esperanzas y que se traduzca en bienestar y progreso, con motivo de los 200 años de nuestra Independencia.


¿Cómo se hará?

A través de la convocatoria por las universidades nacionales a todas las ideas que al respecto existan, sintetizando con una metodología científica los resultados de esa confrontación para elaborar un único proyecto de país que luego sea validado a nivel nacional.

¿Quién avala esta actividad?

La universidad democrática venezolana, representada por la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios.

¿Quiénes participan en este proyecto?

Todos los sectores académicos, políticos, sociales y económicos del país que tengan ideas y propuesta con respecto al futuro inmediato de la nación.


¿Por qué la universidad adelanta este proyecto?

Ante la falta de respuesta a las necesidades de los venezolanos por el diseño actual del país, y ante la gran polarización existente, la Universidad, de acuerdo al artículo 2 de la Ley de Universidades, tiene la obligación de colaborar en la orientación de la vida del país mediante su contribución doctrinaria en el esclarecimiento de los problemas nacionales.

¿Para qué se lleva a cabo?


Para plantear un cambio estructural de la Venezuela actual, un rumbo definido que permita mejorar las cosas, independientemente del actor que esté gobernando, ofreciendo un plan rector que oriente el desarrollo del país en los próximos veinte años. 


Puntos de partida

Se parte de un plan de acción, un cronograma y una metodología de trabajo. Y en cuanto a contenido, se cuenta con siete proyectos: "Un Sueño para Venezuela" de Gerver Torres, "Visión compartida del país y estrategias democráticas en defensa de la Constitución" de Werner Corrales, "Venezuela 2013, explosión del crecimiento" del IFEDEC por Eduardo Fernández, el "Proyecto Nacional de Desarrollo" de Santiago Guevara, el "Proyecto País para la Reconciliación Nacional" de Enrique Colmenares Finol; y el "Plan Nacional Simón Bolívar" del PSUV.   

Fuente: Diario El Carabobeño. 10/07/2011. Cuerpo Cultura. Pag 4

Comentarios

Entradas populares de este blog

Día de la Bandera: Una fecha que acrecienta el sentimiento nacional

100 VENEZOLANOS DEL SIGLO XX / por Hugo R. Marichales

1811, romper cadenas para siempre